JULIO MES DEL SEMINARIO Y DE LAS VOCACIONES

 

 

LEER COMUNICADO AQUÍ

 

 

 

Del 1 al 4 de Julio, 7 :00 PM a través del Facebook de la Pastoral Vocacional

 

 

MENSAJE AL PUEBLO DE MÉXICO
“Abrazar a nuestro pueblo en su dolor”

«El amor de Cristo nos apremia» (2 Cor. 5, 14).

Prot. 58º/2020

A todos los fieles y personas de buena voluntad que vivimos en México:

En medio de la pandemia, los obispos mexicanos abrazamos a nuestro pueblo en su dolor y lo alentamos en la esperanza. Sólo si estamos unidos y haciéndonos cargo los unos de los otros, podremos superar los actuales desafíos globales y nacionales, buscando cumplir la voluntad de Dios, que quiere que todos sus hijos vivamos en comunión y a la altura de nuestra dignidad.

 

Con esta certeza de fe en el corazón, compartimos con sencillez, nuestra palabra profética y esperanzadora, ante la compleja realidad que nos toca vivir, y que trae consigo innumerables preguntas y profundos cambios, a los que es necesario responder y enfrentar, ante la disparidad y rapidez con la que está viviéndose esta pandemia (cfr. PGP 23).

 

                                                                                                                             LEER MENSAJE COMPLETO

 

 

   

 

DOCUMENTOS RECIENTES RELACIONADOS

CON COVID-19

COMUNICADO NUM 5 

COMUNICADO NUM. 3 DEL SR.OBISPO DE TUXPAN

VIRGEN DEL DIVINO AMOR 

ORACIÓN DEL PAPA FRANCISCO PARA LA CONTINGENCIA DEL CORONAVIRUS

Oh, María, tú resplandeces siempre en nuestro camino como signo de salvación y de esperanza.

 

Nosotros nos confiamos a ti, Salud de los enfermos, que bajo la cruz estuviste asociada al dolor de Jesús, manteniendo firme tu fe.

 

Tú, Salvación de todos los pueblos, sabes de qué tenemos necesidad y estamos seguros que proveerás, para que, como en Caná de Galilea, pueda volver la alegría y la fiesta después de este momento de prueba.

 

Ayúdanos, Madre del Divino Amor, a conformarnos a la voluntad del Padre y a hacer lo que nos dirá Jesús, quien ha tomado sobre sí nuestros sufrimientos y ha cargado nuestros dolores para conducirnos , a través de la cruz, a la alegría de la resurrección.

 

Bajo tu protección buscamos refugio, Santa Madre de Dios. No desprecies nuestra súplicas que estamos en la prueba y libéranos de todo pecado, oh Virgen gloriosa y bendita.

 

 

  

 

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO
A LA CONFERENCIA DE MEDIOS CATÓLICOS
PATROCINADA POR LA ASOCIACIÓN DE PRENSA CATÓLICA

 

 

 

 

 

 

  LIBROS Y DOCUMENTOS DIOCESANOS

    

 

 GAUDETE ET EXSULTATE

CHRISTUS VIVIT

   MENSAJE DE LOS OBISPOS DE MÉXICO POR EL DIA MUNDIAL DEL AMBIENTE

CARTA APOSTÓLICA APERUIT ILLIS

INSTRUMENTUM LABORIS SINODO AMAZONÍA

DIRECTORIO DE CATEQUESIS 2020

CLAVES PARA LEER EL DIRECTORIO DE CATEQUESIS

  

 

QUE HACER PARA ALCANZAR LA VIDA ETERNA

Las lecturas de este domingo (15 Ord) nos hablan del mandamiento del amor, como la prioridad como discípulos de Jesucristo. La palabra nos invita a vivir la virtud teologal de la Caridad y a asumir las consecuencias que conlleva: amar a Dios y amar al prójimo

 

La caridad es una virtud que Dios ha infundido en nosotros; no podemos amar por nosotros mismos, es Dios quien nos ha amado primero, y con ese amor con el que Dios nos ama, podemos amar al mismo Dios y a nuestros hermanos. Si Dios no nos hubiera amado, seriamos incapaces de amar. Sin embargo, estamos en posibilidad de amar a Dios “con todo nuestro corazón, con todas nuestras fuerzas y con todo nuestro ser” (Lc. 10, 25-37). 

El Deuteronomio explica la Ley de Dios en forma práctica.  Dice Moisés: “Los mandamientos no son superiores a tus fuerzas, ni están fuera de tu alcance; están a tu alcance, en tu boca y en tu corazón para que puedas cumplirlos”. (Dt. 30, 10-14). En otras palabras, los mandamientos no son imposibles de cumplir, ni están por encima de nuestra realidad y nuestra capacidad humana. 

Estos mandamientos, que conocemos desde pequeños, están sintetizados en dos:  el Amor a Dios y el amor al prójimo. Así lo señala el Evangelio de Lucas que escuchamos. En el Catecismo nos decían que los 10 Mandamientos de la Ley de Dios consisten en amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo.

Ambos Mandamientos están estrechamente unidos; uno es consecuencia del otro.  De hecho, no podemos amar a nuestros semejantes sin amar al mismo tiempo a Dios. Y no podemos afirmar que amamos a Dios si no amamos a nuestros semejantes. 

Usando una comparación muy conocida, se explica estos dos aspectos o dimensiones del Amor con los elementos de una cruz:  la línea vertical simboliza el amor a Dios y la horizontal nos recuerda el amor a nuestros semejantes. De esta manera expresamos que ambos aspectos son inseparables.

Volvamos, entonces, al concepto de Caridad. 

La Caridad, el Amor, es una virtud teologal. Se trata de un hábito o característica espiritual, infundida por Dios en nosotros, por medio de la cual amamos a Dios sobre todas las cosas, por lo que Dios es.  Y por medio de ese amor, también amamos a los demás, porque Dios ha infundido su Amor en nuestros corazones, (cf. Rom. 5, 5) para que seamos capaces de amar con el Amor con que El nos ama. 

En realidad, amamos a los demás porque Dios así lo quiere y así nos lo pide, y espera que vivamos ese gran dinamismo, capaz de cambiar el mundo y de proyectarnos hacia Dios mismo. Dios es Amor, y amar es un mandamiento; algo que no podemos dejar de lado, ya que, si no amamos, nuestro destino se quedaría truncado. El compromiso de amar a los demás es porque somos “imagen de Dios”, de ese Dios que es amor y que nos hace participar de ese amor.

Dice Pablo: “Cristo es la imagen de Dios invisible, el primogénito de toda la creación” (Col. 1, 5-20).  Y nosotros con él y después de él, somos también imagen de Dios, participamos de su ser.  Aquí tenemos la razón de nuestra dignidad: la imagen de Dios es inherente a nuestro ser.  Aquí se fundamenta este criterio del Amor: en el valor que tiene cada ser humano.  En cada persona reconocemos y amamos la imagen de Dios.

Por eso el verdadero amor, no depende del deseo, del simple afecto, ni siquiera de los mismos lazos de sangre, de nación o religión, como bien lo indica Jesús en la parábola del Buen Samaritano, que nos presenta el Evangelio.  Los judíos y los samaritanos no se trataban, tenían muchas diferencias, sobre todo de tipo religioso.  Pero el ejemplo del Buen Samaritano nos recuerda que la Caridad Cristiana, el amor profundo y la solidaridad, está por encima de toda diferencia. 

Hacer el bien sin mirar a quien

La Caridad Cristiana puede incluir esos lazos de afecto, de raza o religión, pero no depende de ellos. Por ello Jesús nos previene:“Si amas a los que te aman ¿qué mérito tienes?  Hasta los malos aman a los que los aman.  Y si haces bien a los que les hacen bien, ¿qué mérito tienen? También los pecadores obran así” (Lc. 6, 32-34). Vemos aquí la diferencia entre altruismo y caridad, entre filantropía y amor.  El cristiano debe amar de verdad; no puede hacer el bien con un interés oculto o con una motivación externa y protagónica.

La Caridad no es un simple sentimiento; es más bien una disposición de la voluntad.  Es un deseo de hacer el bien porque Dios nos ama y quiere que nosotros amemos como El nos ama.  Por eso la Caridad no es egoísta; no busca la propia satisfacción, sino servir al otro y colaborar en el proyecto de amor al que Dios nos invita y nos involucra.  Además, la Caridad incluye a todos: buenos y malos, amigos y enemigos, familiares y extraños, ricos y pobres.

El Evangelio nos recuerda que la Caridad incluye a todos. El Samaritano, el que no era del país, el que era considerado enemigo de la nación judía, fue el que ayudó al malherido por los ladrones. Es importante hacer notar que Jesús al referirse a este Mandamiento del Amor, habló de “el mandamiento nuevo”. Porque para los judíos el mandato de amor a los demás era para los de su misma raza: era un amor entre ellos. El Señor lo llama un mandamiento nuevo:  porque se extendía a todos los hombres.

Y el Doctor de la Ley preguntó: ¿Quién es el prójimo? El Señor le respondió con la parábola del Buen Samaritano.  Y con esto el Señor dice que el prójimo o el más cercano- puede ser alguien lejano, como fue en este caso el extranjero. El prójimo es aquél que el Señor nos presenta en nuestro camino.  Puede ser un familiar, pero puede ser también un extraño.

Caridad o Amor es estar atentos a las necesidades de los demás: las necesidades corporales: enseñar al que no sabe, dar buen consejo al que lo necesita, corregir al que se equivoca, perdonar las injurias, consolar al triste, sufrir con paciencia los defectos de los demás, rogar a Dios por vivos y difuntos.  Las necesidades corporales:  dar de comer al hambriento y de beber al sediento; dar techo al que no lo tiene, vestir al desnudo, visitar a los enfermos y presos; enterrar a los muertos, redimir al cautivo, ayudar a los pobres.  

Y hacer estas cosas por servicio, no por propia satisfacción.  Hacerlas por amor a Dios, no por quedar bien o por sentirnos bien nosotros mismos.  Hacerlas porque vemos la imagen de Dios en quien necesita nuestro servicio.  Esa es la diferencia entre altruismo o filantropía y Caridad Cristiana.

La Madre Teresa de Calcuta decía tener la gracia de ver el rostro de Cristo en los miserables que ella atendía.  Es una gracia que podríamos pedir: ver la imagen de Dios, ver el rostro de Cristo en el necesitado. Pero, aunque no nos sea dada esa gracia, aunque no veamos la imagen de Dios en quienes nos necesitan, Amor es un mandamiento, un proyecto pleno de dinamismo y de vida.

 

EVANGELIO DOMINGO XIII TIEMPO ORDINARIO 

 
 
 
 

CAPSULA SEMANAL EN AUDIO

In order to view RSCoolMp3Player you need Flash Player 9+ support!

Get Adobe Flash player

VISITAS

Hay 35 invitados y ningún miembro en línea

User Login

 

DURANTE LA CUARENTENA

VEAMOS PELÍCULAS RELIGIOSAS

 

 

 

Actividades de la Parroquia

Nuestra Señora de la Asunción

Santa Iglesia Catedral

  

  

HOMILÍAS

  • HOMILIA EN LA VIGILIA PASCUAL

     

    “Ya se que buscan a Jesús, el crucificado, no está aquí, ha resucitado”. Mt 28, 5-6

    Los signos de la luz y del agua

    Tenemos 2 grandes signos en la Vigilia Pascual: El fuego nuevo, la luz del cirio pascual, que en la procesión ha iluminado este templo y se expandió luego con una multitud de luces, al encender las velas de todos, nos habla de Cristo el lucero matutino, que no conoce ocaso, nos habla del Resucitado en el que la luz de la verdad y la vida vencen las tinieblas del mal y de la muerte.

    Leer más...
     
  • DICHOSO EL QUE CUMPLE LA VOLUNTAD DE DIOS

    DICHOSO EL QUE CUMPLE LA VOLUNTAD DE DIOS

    En el Evangelio de hoy continuamos con el Sermón de la Montaña, las Bienaventuranzas, que predicó Jesucristo en los primeros meses de su vida pública y en él da la pauta de lo que sería la enseñanza que él venía a dar. El centro de esta predicación del Señor es el amor y la primacía de éste sobre la misma ley. Por eso deja claramente establecido que no ha venido a abolir la ley antigua, sino a perfeccionarla. 

    Leer más...
     
  • USTEDES SON LA LUZ DEL MUNDO

    USTEDES SON LA LUZ DEL MUNDO

    El evangelio de hoy es continuación de las bienaventuranzas. No es un mensaje para que un grupo se sienta privilegiado o superior a los demás.  Son palabras dirigidas a todos los cristianos y se trata de una invitación a asumir nuestro compromiso como discípulos de Jesucristo, llamados a ser testigos del Reino de Dios y del mismo Cristo en la vida diaria.

    Leer más...
     
  • PRESENTACIÓN DEL SEÑOR

    PRESENTACIÓN DEL SEÑOR

    La solemnidad de la Presentación del Señor en el Templo (y la Purificación de María) completa y cierra el ciclo de la Navidad. Aunque ya estamos en pleno tiempo ordinario, esta fiesta es como un eco de las fiestas navideñas, una breve mirada atrás, que echa una última mirada a Jesús niño, pero ilumina también, y mucho, el sentido de lo que ya está haciendo y diciendo el maestro de Nazaret.

    Leer más...

RELEVANTES

  • VOZ DEL OBISPO

    Semanalmente el Sr. Obispo, Don Juan Navarro Castellanos, se dirige a los Sacerdotes, religiosas, agentes de pastoral y feligresía en general de todo el territorio de la Diócesis de Tuxpan, que pastorea son solicitud y entrega. 

    Su cápsula semanal y su homilía dominical dan cuenta de la riqueza de su mensaje y su amor paternal a la grey de esta amada diócesis.

     
  • Tres pequeñas cosas para hacer la paz

       
    PAPA FRANCISCO
    MISAS MATUTINAS EN LA CAPILLA DE LA DOMUS SANCTAE MARTHAE
    Tres pequeñas cosas para hacer la paz
    Viernes, 26 de octubre de 2018 Fuente:  L’Osservatore Romano, ed. sem. en lengua española, n. 31, viernes 2 de agosto de 2019
    Leer más...
     
  • REGINA COELI

    ¿Por qué rezamos el Regina Coeli y no el Ángelus en tiempo Pascual?

    Redacción ACI Prensa

     

    Durante el tiempo pascual la Iglesia Universal se une en la oración Regina Coeli o Reina del Cielo para unirse con alegría a la Madre de Dios por la resurrección de su Hijo Jesucristo, hecho que marca el misterio más grande de la fe católica.

    Leer más...
     
  • ORACIÓN POR LOS ENFERMOS

     

    Señor Jesucristo, que para redimir a los hombres y sanar a los enfermos quisiste asumir nuestra condición humana, mira con piedad a N., que está enfermo y necesita ser curado en el cuerpo y en el espíritu.

    Leer más...
     
JSN Megazine template designed by JoomlaShine.com