LOS ULTIMOS SERAN LOS PRIMEROS

La enseñanza que nos propone Jesús este domingo es de suma importancia y, por ello, no debemos olvidarla: “Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y servidor de todos”.

 En la visión de Jesús, en su proyecto de salvación, no hay que mirar tanto a los que ocupan primeros puestos, títulos y honores. Para Jesús son importantes los que, sin pensar mucho en su prestigio  o en su reputación personal, se dedican sin ambición y con total libertad a servir,  colaborar e impulsar el bien. No lo hemos de olvidar: lo importante no es quedar bien, sino hacer el bien, al estilo de Jesús.

 

Jesús les dijo con toda claridad: El que quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos.  A la pregunta de quién es el más importante tal vez muchos responderán  que son los que tienen cargos, títulos, dignidades y asientos reservados en las reuniones.

Jesús señala que la grandeza consiste en ser servidor de todos. La grandeza de las personas y la transformación de la sociedad, surge cuando somos cercanos y solidarios con los demás;  cuando sabemos ayudar y abrir espacios de participación a los que son poca cosa, como los pobres y los niños.

Quien sirve a quienes son “poco” para la sociedad nunca se equivoca. Lo que caracteriza a los seguidores de Jesús es ser  “el último y el servidor de todos”.

Jesús tomó a un niño, lo puso en medio de ellos y, abrazándolo, les dijo:  «El que recibe a uno de estos pequeños en mi Nombre, me recibe a mí, y el que me recibe, no es a mí al que recibe, sino a aquel que me ha enviado». (Cf. Mc 9, 36-37)

Los que tienen la sabiduría de Dios, nos dice el apóstol Santiago, son puros y viven con sencillez, diríamos, con espíritu de niño. Dichosos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios, nos dice Jesús en las bienaventuranzas. Pero estos son también amantes de la paz, comprensivos, llenos de misericordia y además son personas que dan buenos frutos.

Jesús nos invita a servir al mundo, a elevarlo, a darle un nuevo sentido. Nos invita a construir una sociedad en la que reine la justicia, la verdad, el amor y la paz. Todos estamos llamados a ser servidores de nuestros hermanos. La comunión, el amor y la solidaridad sintetizan el mandamiento fundamental de ámense los unos a los otros, como yo los he amado.

 

+ Juan Navarro Castellanos

Obispo de Tuxpan

 

 

 

 

 

 

 

JSN Megazine template designed by JoomlaShine.com