ABRIL 2019

 

Cada año, a través de la Madre Iglesia, Dios «concede a sus hijos anhelar, con el gozo de habernos purificado, la solemnidad de la Pascua, para que […] por la celebración de los misterios que nos dieron nueva vida, lleguemos a ser con plenitud hijos de Dios» (Prefacio I de Cuaresma). De este modo podemos caminar, de Pascua en Pascua, hacia el cumplimiento de aquella salvación que ya hemos recibido gracias al misterio pascual de Cristo: «Pues hemos sido salvados en esperanza» (Rm 8,24).Ver Documento Completo

Humildemente y con valor debemos reconocer que estamos delante del misterio del mal, que se ensaña contra los más débiles porque son imagen de Jesús. Encuentro del Papa con los Obispos sobre el abuso de menores.  Ver Documento completo 

De las comunidades en las redes sociales a la comunidad humana es el tema escogido por el Papa Francisco para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales para este año 2019, en el que invita a “reflexionar sobre el fundamento y la importancia de nuestro estar-en-relación; y a redescubrir, en la vastedad de los desafíos del contexto comunicativo actual, el deseo del hombre que no quiere permanecer en su propia soledad”. Ver Documento completo

 

Hemos iniciado en la Diócesis el Año de los Adolescentes y Jóvenes, dispongamos el corazón para escuchar sus necesidades, confiemos en el Espíritu del Señor que nos iluminará para saberlos guiar y responder a sus inquietudes. También nosotros debemos ser camino para que los jóvenes encuentren al Salvador!

 

Cada año, en enero, allá por la fiesta de San Francisco de Sales, el Papa presenta el mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que este año se celebrará el 2 de Junio.

HIMNO DEL AÑO DE LOS JÓVENES

In order to view RSCoolMp3Player you need Flash Player 9+ support!

Get Adobe Flash player

 

 

 

Los jóvenes son la sal del mundo y la luz de la tierra y la Iglesia necesita de su participación para mantenerse viva y actual, por eso es súper importante que sepamos encaminar a nuestros hijos en la vida activa de la Iglesia

 

 

 

  LIBROS Y DOCUMENTOS DIOCESANOS

 

   

 

 INSTRUMENTUM LABORIS 

DOCUMENTO FINAL SINODO 2018

GAUDETE ET EXSULTATE

CHRISTUS VIVIT

 

 

 

CALENDARIO CATÓLICO

Dios es más joven que todos!

  

Expiación,refuerzo de la oración,preparación para recibir vida espiritual.

Por ayunar se entiende comúnmente el privarse de comida o de bebida, eventualmente también de las relaciones sexuales, durante uno o más días, desde la puesta de sol hasta el ocaso.

 

Los occidentales de hoy, aunque sean cristianos, lo practican poco. Aprecian la moderación en la comida y en la bebida, pero el ayuno les parece que es dañino para la salud o bien no se comprende su utilidad espiritual.

Es un comportamiento opuesto al que los historiadores de las religiones se enfrentan: por motivos de ascética, de purificación, de tristeza, de oración, el ayuno tiene un lugar muy importante en los ritos religiosos.

En la Biblia, concretamente en el Antiguo Testamento, Moisés lo practica para disponer el cuerpo y el alma para recibir la Ley de Dios en los Mandamientos: “permaneció con el Señor cuarenta días y cuarenta noches sin comer pan y sin beber agua” (Ex 34,28).

Es una práctica voluntaria para humillarse voluntariamente ante Dios, para liberarse de dolores y de preocupaciones, para alejar las calamidades, para ser escuchados por Dios reforzando la oración con un sacrificio personal.

Para los judíos el ayuno está previsto por ley “el gran ayuno” en el día de la Expiación, en el “iom kippur” (Lv 16,29-31), que se celebraba en el equinoccio de otoño.

Esta práctica era una condición de pertenencia al pueblo de Dios (Lv 23,29). Duraba, como el reposo absoluto, todo el día, y los transgresores recibían la pena capital.

En la época de Jesús algunos judíos ayunaban por devoción personal, como la vieja Ana que aparece en la Presentación de Jesús en el Templo. Reforzaba con el ayuno la súplica a Dios para que mandase a la tierra el Mesías: “No se alejaba nunca del templo, sirviendo a Dios noche y día con ayunos y oraciones” (Lc 2,37).

En esta línea se encuentran los discípulos de Juan Bautista y los fariseos, algunos de los cuales ayunaban dos veces por semana (Lc 18,12).

También Jesús ayuna durante cuarenta días y cuarenta noches.

Su ayuno tiene un significado nuevo. Mientras que Moisés, ayunando, se prepara para recibir la revelación divina, Jesús es la misma Revelación porque es Dios que se manifiesta en una naturaleza humana, ayuna para merecer que los que habían escuchado su Palabra tuviesen la fuerza de abrirle el corazón.

El ayuno realizado por los cristianos conserva el significado de los ayunos realizados en el Antiguo Testamento: expiación, refuerzo de la oración, preparación para recibir las gracias.

Pero se le añade el significado del realizado por Jesús: es una forma concreta de adherirse al Señor y a su sacrificio para completar en nuestra carne lo que falta en los padecimientos de Cristo (nuestra participación) a favor de su Iglesia, para la conversión de muchos.

A los que preguntaban por qué los apóstoles no conseguían expulsar demonios, Jesús les responde que cierta especie de demonio solo se expulsa con la oración y el ayuno (Mt 17,21).

La Iglesia apostólica conserva las costumbres judías del ayuno, realizándolas con el espíritu concreto de Jesús.

Los Apóstoles ayunan en algunas circunstancias para prepararse a conocer la voluntad de Dios y también para comunicar con mayor adherencia al Señor la gracia de la orden sagrada:

Mientras ellos estaban celebrando el culto al Señor y ayunando, el Espíritu Santo dijo: ‘reservad para mía a Bernabé y a Saulo para la obra a la que yo les he llamado’. Entonces, después de haber ayunado y rezado, les impusieron las manos y los despidieron” (Hch 13, 2-3).

Así hacen también Pablo y Bernabé cuando nombran a los presbíteros en las distintas iglesias: “designaron en todas las Iglesias a algunos ancianos y, después de haber rezado y ayunado, los confiaron al Señor, en el que habían creído” (Hch 14, 23).

Pablo no se contenta con sufrir el hambre y la sed, cuando las circunstancias lo exigen, sino que además realiza repetidos ayunos (2 Cor 6,5; 11,27).

Es por esto que la Iglesia considera la Cuaresma como un tiempo de florecimiento espiritual, como una nueva primavera. Por el ayuno y las prácticas penitenciales realizadas en comunión con Jesús muchos reciben la fuerza para abrirle el corazón y cambiar.

 

Fuente: Aleteia

 La celebración del Triduo Pascual de la pasión, muerte y resurrección de Cristo, culmen del año litúrgico, nos llama una y otra vez a vivir un itinerario de preparación, conscientes de que ser conformes a Cristo (cf. Rm 8,29) es un don inestimable de la misericordia de Dios. 

 

 

El camino hacia la Pascua nos llama precisamente a restaurar nuestro rostro y nuestro corazón de cristianos, mediante el arrepentimiento, la conversión y el perdón, para poder vivir toda la riqueza de la gracia del misterio pascual.

 

 

CAPSULA SEMANAL EN AUDIO

In order to view RSCoolMp3Player you need Flash Player 9+ support!

Get Adobe Flash player

VISITAS

Hay 27 invitados y ningún miembro en línea

User Login

 

Actividades de la Parroquia Nuestra Señora de la Asunción

Santa Iglesia Catedral

 

HOMILÍAS

  • EL HIJO PRODIGO

    EL HIJO PRODIGO

    Las lecturas de este Cuarto Domingo de Cuaresma continúan con el tema de la conversión, idea central de toda la Cuaresma.  El Evangelio nos trae la muy conocida parábola del Hijo Pródigo.

    Leer más...
     
  • EL SEÑOR NOS INVITA A LA CONVERSION

    EL SEÑOR NOS INVITA A LA CONVERSION

    La Primera Lectura (Ex. 3, 1-15) nos habla de Dios que guía a su Pueblo a través del desierto, rumbo a la tierra prometida. Destaca el tema de la identidad de Dios que se presenta como “Yo-soy“. Habla de la naturaleza y la esencia de Dios, que existe por Sí mismo y desde toda la eternidad. Dios siempre fue, es y siempre será. No depende de nada ni de nadie.

    Leer más...
     
  • SERAN PESCADORES DE HOMBRES

        

    SERAN PESCADORES DE HOMBRES

    Las lecturas de hoy nos presentan al profeta Isaías, al apóstol Pedro y, al gran misionero que fue San Pablo. Tres personas como cualquiera de nosotros, pero que, al ser elegidos por Jesús se convirtieron en profetas y evangelizadores sumamente importantes.

    Leer más...
     
  • SEÑOR TU ERES MI ESPERANZA

    En este cuarto domingo del Tiempo Ordinario, el Espíritu Santo, por medio de San Pablo, nos habla hoy del amor, como el valor que hemos de vivir en las relaciones humanas, ya que tiene su fundamento en el amor de Jesucristo:

    Leer más...

RELEVANTES

JSN Megazine template designed by JoomlaShine.com